Detenida una banda de ladrones que robó en varios chalés de Majadahonda - NOTICIAS DE MAJADAHONDA

Detenida una banda de ladrones que robó en varios chalés de Majadahonda

Archivado en:
Detenida una banda de ladrones que robó en varios chalés de Majadahonda
Compartir en whatsapp

>

La Guardia Civil, en el marco de la operación 'Hábitat Petirrojo', ha desmantelado una célula, integrada por cinco personas de nacionalidad albanesa y de edades comprendidas entre los 24 y 39 años, especializada en robos en viviendas unifamiliares de alto nivel adquisitivo en la Sierra de Madrid.

Se ha esclarecido un total de 50 hechos delictivos acaecidos en urbanizaciones de toda la Comunidad de Madrid, ha informado hoy en rueda de prensa la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, y la comandante de la Guardia Civil de Madrid María Dolores Gimeno. Todos los integrantes del grupo se habían desplazado a España desde Albania exclusivamente para perpetrar los robos en un corto periodo de tiempo, tan sólo tres meses (el periodo legal de estancia), con la intención de regresar posteriormente a su país sin dejar rastro.

Aunque estaban estructurados en una banda y guardaban medidas de autoprotección, su fin no eran integrarse en España como grupo delincuente organizado. De hecho, no era la primera vez que venían a España con el mismo 'modus operandi' y en esta ocasión llegaron para la "campaña de Navidad", aprovechando esta época de regalos y grandes compras.

La investigación se inició el pasado mes de diciembre tras detectarse un incremento de robos en viviendas, todas ellas pertenecientes a urbanizaciones de un nivel adquisitivo medio-alto, ubicadas principalmente en la Sierra de Madrid. Tras realizar un estudio pormenorizado de los hechos y diferentes inspecciones oculares, llevó a los agentes a centrar la investigación sobre un ciudadano de origen albanés que resultó ser el cabecilla del grupo investigado. Posteriormente, se comprobó que alguno de los arrestados contaban con delitos contra el patrimonio registrados a finales del mes de noviembre, lo que hace pensar a la Guardia Civil que pretendían robar en Barcelona pero que estas imputaciones les hizo cambiar de destino al partido de Collado Villalba de Madrid.

Los componentes de la red se desplazaban hasta diferentes urbanizaciones, siempre en horario de tarde o noche, para estudiar la zona y ver que viviendas eran más idóneas para los asaltos. Tras seleccionar el domicilio y aparcar el vehículo en las inmediaciones se valían de sus habilidades físicas para saltar la valla perimetral y se dirigían hacia la construcción principal, accediendo después mediante escalo con un pequeña escalera a la primera planta de la vivienda donde forzaban alguna de las ventanas. Este método lo utilizaban para sortear los sistemas de alarmas de las casas que no estaban habitadas. En las viviendas que había moradores en su interior, accedían siempre en horario nocturno para no ser sorprendidos.

Procuraban no tener contacto directo con los inquilinos, aunque la comandante no ha podido descartar que en el algún caso lo tuvieran. Lo que no se ha registrado han sido agresiones a moradores por parte de los ladrones, aunque no dudan de que la banda hubiera utilizado la violencia contra ellos si les hubieran hecho frente. Una vez en el interior de los domicilios procedían a hacerse con todo tipo de efectos de valor, principalmente piezas de joyería, pequeños electrodomésticos, móviles, joyas, así como dinero en efectivo y documentación personal, abandonando rápidamente el domicilio. Normalmente operaban en grupos de cuatro personas, lo que permitía que desvalijaran las viviendas en pocos minutos. En sus desplazamientos este grupo se caracterizaba por su peligrosidad, ya que en el caso de ser sorprendidos por unidades policiales emprendían la huída a alta velocidad en vehículos de gran cilindrada, con un evidente peligro para el tráfico rodado y para los usuarios de las vías públicas.

La Guardia Civil ha imputado a los detenidos, en tan solo un mes, un total de 50 robos en viviendas, acaecidos en urbanizaciones de alto nivel adquisitivo, incluso alguna de personalidades con trascendencia pública de diversa índole, ubicadas en las localidades de Las Rozas, Majadahonda, Guadarrama, Torrelodones, Galapagar, Alpedrete, Collado Villalba, Becerril de la Sierra, Colmenar Viejo, Algete, Paracuellos del Jarama, Pozuelo de Alarcón, Aravaca (Madrid) y Alcobendas, llegando a perpetrar varios hechos delictivos en una misma tarde-noche. Entre otras, actuaron en la urbanización Prado Norte de Algete. Allí sorprendieron a una familia de origen alemán en el sótano. Los residentes, que estaban en el sótano en el momento del robo, avisaron a la Guardia Civil, que llegó al lugar poco tiempo después de que los ladrones huyeron.

También robaron en otros chalés de la calle Caracas de la urbanización de Las Matas (Las Rozas) y en la Chopera de Becerril. Tras la oportuna autorización judicial se procedió a la entrada y registro de los tres domicilios donde residían de alquiler los presuntos delincuentes, ubicados en Madrid. Asimismo, los agentes arrestaron el 9 de enero a los cinco integrantes del grupo y se intervinieron numerosos efectos procedentes de robos, tales como multitud de bolsos de mujer, centenares de artículos de joyería (collares, pulseras, anillos, pendientes 15.000 euros en moneda fraccionada), decenas de relojes, efectos electrónicos y de telefonía móvil, gafas de sol y carteras de primeras marcas. El objetivo de los delincuentes era vender parte de los objetos robados en España a través de una red de peristas propio y otra parte de la mercancía su intención era sacarla hasta Albania. Los cinco detenidos, todos ellos de nacionalidad albanesa, cuentan con edades comprendidas entre 24 y 39 años, y constituían una célula desplazada a España desde Albania para actuar en un corto periodo de tiempo, estando en el momento de las detenciones planificando el regreso a su país. Cuatro de ellos eran autores materiales de los hechos y el quinto, colaborador necesario.

A los mismos se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal y de robo con fuerza en domicilios habitados. Tras ser puestos a disposición de la autoridad judicial competente se decretó su ingreso en prisión. La Comandancia de Madrid realizó el año pasado 20 operaciones Hábital, de robo en domicilios, lo que permitido esclarecer un total de 450 delitos. "La Guardia Civil está realizando un esfuerzo muy importante para luchar contra este tipo de delitos, que genera inseguridad muy importante, ya que violan la intimidad de las personas. Es muy importante que se detecten estas bandas porque les da tranquilidad a la gente saber que se ha detenido a los delincuentes que lo hacen", ha dicho la delegada del Gobierno.

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies