La Inmaculada, la fiesta de todos

La Inmaculada, la fiesta de todos
Compartir en whatsapp
 

Mientras la mayoría de la población se va simplemente de vacaciones a pasar unos días alejados de las ruidosas ciudades o de su pesada rutina, una pequeña minoría vuelve a sus lugares de origen, o bien, se quedan, cada 8 de diciembre, en el lugar en el que viven para celebrar el día de la Inmaculada Concepción.

Y es que, la festividad de la Inmaculada Concepción junto con el día de la Constitución constituyen, posiblemente, el conjunto de días festivos más importante del calendario nacional. Aparte de ser unos días de fiesta para toda la población, es la festividad más reciente de la historia de España tomada por la aprobación de la Constitución de 1978 junto con una de las fiestas con más tradición del panorama nacional, ya que se celebra desde hace cuatro siglos.

El día de la Inmaculada Concepción tiene sus orígenes en el día de la Concepción de María, que se inició a finales del Siglo VII. Estas dos fiestas en sí mismas no tienen nada que ver aunque, con el paso del tiempo, la festividad de la Concepción de María se ha acabado convirtiendo en la fiesta de la Inmaculada Concepción.

La festividad de la Inmaculada Concepción se empezó a celebrar, como tal, a finales del Siglo XV pero solamente en América Latina y no fue hasta 1854 cuando fue declarado como dogma o principio innegable el hecho de que, 'a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que siempre estuvo libre de todo pecado'. Este principio de fe es aceptado por todos los cristianos a excepción de los protestantes, que alegan que el papel que desempeña la Virgen María, incluida en la doctrina de la Inmaculada Concepción no está del todo claro y que, solamente por este hecho no es creíble.

Dogmas y leyes innegables aparte, la Inmaculada Concepción es la virgen que más patronazgos tiene por el mundo. Es la patrona de gran parte de los países que forman América Latina y en lo que se refiere a Europa, en Portugal es la patrona nacional y en Italia es patrona de su ejército.

En España, la Inmaculada Concepción es patrona nacional y, por ello, solamente ese día los sacerdotes pueden llevar una casulla morada, en lugar de la tradicional de colores rosados, para la realización de las misas. Además, la virgen ejerce también de patrona de la Infantería Española.

Todos los años, el 8 de diciembre, se celebra un desfile en honor a su patrona. Cuenta una de las historias, que se puede escuchar en uno de esos desfiles, que en una de las batallas durante la Guerra de los Ochenta Años, que tuvo lugar en 1585, los soldados españoles estaban a punto de ser derrotados al estar situados entre los cauces de dos ríos, por ello, el almirante Holak, a cargo del ejército holandés, ofreció la rendición. Esta rendición no fue aceptada por los españoles que preferían morir en combate a ser derrotados, por ello, el almirante holandés ordenó abrir los diques de los dos ríos para 'ahogar' a nuestros soldados. Uno de los soldados mientras cavaba, encontró una tabla con la imagen de la Virgen Inmaculada, que fue colocada en un altar como señal de protección divina. En la noche del 7 al 8 de diciembre hubo un viento tan frío que consiguió helar el agua de los dos ríos, permitiendo a los soldados españoles atacar a las tropas holandesas, según cuentan, el día 8 al amanecer y consiguiendo así la victoria.

Esta gesta es conocida como El Milagro de Empel y, desde entonces, se tomó a la Virgen como patrona y protectora de nuestro cuerpo de infantería. Todos los años, el día 8 de diciembre, se celebra un acto que honra a la Inmaculada Concepción y se le agradece la protección. Aunque este no es el único acto que se celebra en nuestro país ya que la virgen es patrona de muchos municipios de España aparte de diferentes organizaciones, como los Colegios Oficiales de Farmacéuticos o las Facultades de Farmacia.

Aunque existen muchas fiestas en honor a la virgen, solamente dos gozan del privilegio de ser consideradas como una fiesta de Interés Turístico Nacional. Una de estas fiestas es la que se celebra en Torrejoncillo (Cáceres) cada 7 de diciembre, la Encamisá. A las diez de la noche sale, cada año, una imagen de María Inmaculada acompañada durante todo el recorrido de los paladines, que van recubiertos con sábanas blancas. En la plaza del pueblo esperan los jinetes que, al encontrarse con la virgen, disparan sus escopetas al aire, y siguen con su camino de varias horas por las calles de la localidad. Al día siguiente se realiza la ofrenda a María Inmaculada, vestidos todos los habitantes con el traje tradicional de Torrejoncillo.

111205_plazamayordetorrejoncilloenlaencamisaLa Encamisá se celebra también en otros municipios de Extremadura aunque, esta fiesta, no tiene tanta tradición como la de Torrejoncillo y, por esto, son consideradas de Interés Turístico Regional.

Las fiestas de Yecla (Murcia) que se celebran del 6 al 8 de diciembre son también consideradas de Interés Turístico Nacional y, además, Bien de Interés Cultural Inmaterial. Los actos que destacan durante estas fiestas son, el día 5, El Beneplácito, acto en el que se le pide al ayuntamiento el permiso para poder celebrar las fiestas. Durante el día 6, tienen lugar los actos de El Paseo, en el que diferentes instituciones portan las antiguas banderas para realizar el Beso a la Bandera. El día 8 se realiza la tradicional procesión a media tarde por las calles de la localidad con la imagen de la virgen. Todos estos actos suelen estar acompañados de diferentes misas solemnes y continúan hasta varios días después.

Aparte de estas fiestas principales, se celebran también muchas fiestas en su honor, como en los municipios de Horcajo de Santiago en Cuenca o Nava del Rey en Valladolid, ambas son consideradas de Interés Turístico Regional. La fiesta que se celebra en este municipio vallisoletano es especialmente curiosa porque comienza el 30 de noviembre, cuando la virgen baja de su ermita hasta la parroquia principal para retornar el 8 de diciembre, una vez realizados los tradicionales actos litúrgicos en su honor. La particularidad de este municipio es que sus procesiones se realizan por la noche y la virgen va dentro de un coche de caballos tirado por mulas.

Existen otras muchas localidades de las que la virgen es la patrona principal como Segart en Valencia o Alhama de Almería.

Entre los municipios de los que es patrona, sin que sus fiestas reciban ninguna mención especial, destaca La Línea de la Concepción en Cádiz. Este municipio toma su nombre de la virgen y los actos que se llevan a cabo suelen durar más de una semana. La imagen de la patrona va recorriendo las parroquias más importantes del municipio y, además, se suman diferentes actos como el pregón infantil o la ofrenda floral de los vecinos y de las diferentes Instituciones. El día 8, desde por la mañana, se realiza una misa para después pasear la imagen de la virgen por las calles más importantes de La Línea.

Las fiestas de la Concepción son, junto con la Semana Santa, las épocas que más adulación suscitan las imágenes religiosas. Porque muchas veces no sabemos lo que tenemos en nuestro país y preferimos disfrutar de la playa durante varios días, estos acontecimientos son dignos de ver y es esta la época perfecta para darle una oportunidad al otro turismo y perdernos, por una vez, en algún pueblo pequeño de nuestra geografía para quedar maravillados con lo que allí ocurre por estas fechas.


Leer el artículo completo
Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar