Los peligros del sol y cómo evitarlos

Los peligros del sol y cómo evitarlos
Compartir en whatsapp
 

Como todos los años, llegado el verano hay que tener en cuenta que el sol y el calor pueden jugarnos una mala pasada. Por ello, hay que conocer los problemas que de ello derivan y las medidas para prevenirlo.

Algunos de los problemas más comunes son el agotamiento por calor, las insolaciones y las quemaduras solares.

Agotamiento por calor

El agotamiento por calor aparece cuando se pierde líquido y sales minerales en una cantidad importante. Esto es debido a un exceso de sudoración provocado por la temperatura y/o la humedad. Si la deshidratación llega muy lejos puede producirse la muerte.

El agotamiento por calor se manifiesta con calambres en las extremidades y el abdomen. Otros síntomas son una piel pálida y sudorosa -no tiene porque aumentar la temperatura corporal- confusión y que la cantidad de orina disminuye.

Insolación

Cuando realizamos ejercicio físico en ambientes de calor descuidando el descanso y la hidratación podemos sufrir este problema. La insolación es un trastorno de la regulación térmica interna de nuestro organismo que puede devenir en la muerte ni no se trata adecuadamente.

Se manifiesta con dolor de cabeza, fatiga, vértigos, falta de apetito y fiebre ligera. Si la exposición al sol continúa pueden aparecer náuseas, vómitos, calambres, trastornos de la visión, fiebre de más de 40º, pulso y respiración acelerada, colapso cardiorrespiratorio y, en último caso, la muerte.

Quemaduras solares

Los rayos ultravioletas, causantes de las quemaduras, atraviesan las nubes, por lo cual no hay que olvidar la prevención en los días nublados. Hay que evitar la exposición al sol especialmente cuando las radiaciones son más intensas, entre las 12 y las 16, y echarse la crema solar de la protección adecuada para nuestro tipo de piel.

Prevenciones

Especialmente cautos tienen que ser las personas mayores, los niños, las embarazadas y los alérgicos.

Las medidas preventivas se podrían resumir en:

- Evitar la exposición al sol entre las 12 y las 16 horas ya que es la franja en la que más porcentaje de rayos ultravioleta hay y, por tanto, el periodo en que más sufre nuestra piel.

- Utilizar un protector solar u otro dependiendo del tipo de piel y de las condiciones solares.

- Renovar la aplicación del protector solar con frecuencia, sobre todo, después del baño.

- Exponerse progresivamente al sol y evitar totalmente las quemaduras solares. Es decir, no intentar ponerse moreno ya el primer día, es un proceso.

- No exponer al sol a los bebés y ancianos. Se los debe proteger con la ropa adecuada, una prenda para proteger la cabeza -gorra o sombrero- y gafas de sol.

- Hay que tener en cuenta la reflexión de los rayos solares por el agua del mar, arena y nieve.


Leer el artículo completo
Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar