Fallas: una historia de fuego

Fallas: una historia de fuego
Compartir en whatsapp
 
A pesar de que las fiestas de las Fallas forman parte de las celebraciones más conocidas en España –se han convertido en un atractivo turístico bastante importante-, todavía no tienen un origen muy claro.

Algunos opinan que estas fiestas proceden de una simple quema de desechos de carpintería. Y es que el gremio de carpinteros quemaban los restos de madera en la víspera de San José, con el fin de limpiar sus talleres antes de primavera. Otros cuentan que los carpinteros colgaban candiles de los llamados 'parots' y con el tiempo los comenzaron a vestir con ropa vieja, como si fuera un espantapájaros. Se piensa que es posible que por aquellos tiempos ya se colgaran carteles con chismes y cotilleos sobre el vecindario.

También hay teorías de que el culto al fuego es parte de la tradición pagana y que las fallas pueden tener un origen más antiguo a la fiesta. Se llevaría a cabo en estas fechas para anunciar la primavera y tratar de invocar la fertilidad de las tierras.
Y ya en el siglo XVIII muchas de estas fallas, en vez de ser simples hogueras, estaban constituidas por monumentos satíricos donde se mostraba las vergüenzas del pueblo y, por ello, su quema era simbólica.

Una semana de fiestas

Las fiestas de las Fallas se celebran en honor a San José, patrón de los carpinteros, del 15 al 19 de marzo de cada año en muchas ciudades y pueblos de toda la Comunidad Valenciana, pero también en otras zonas de España, como en Palma de Mallorca.

El primer día, el 15 de marzo, tiene lugar la llamada 'plantà', cuando se erigen los monumentos –por la mañana los infantiles y por la noche el resto-. Por la madrugada, cuando ya están plantadas todas las fallas, se presentan al jurado para ser calificadas.

Al día siguiente, se otorgan los premios a las fallas infantiles –los premios de las demás categorías se entregan el día 17-. En este día se producen los castillos de fuego en el viejo cauce del río Turia.

110317_ofrenaEn los días 17 y 18 de marzo se lleva a cabo la famosa ofrenda a la Virgen de los Desamparados, patrona de Valencia, que se realiza durante dos días debido al alto número de comisiones. En la ofrenda, se confecciona un espectacular tapiz de flores –con los ramos que ofrece cada fallero- como si fuera un manto que cubre a la Virgen –que mide 14 metros de altura-, con lo que se ofrece un espectáculo de gran atractivo.

La noche del día 18 es la llamada 'Nit del Foc' –la Noche del Fuego-, en el que se ofrece uno de los espectáculos pirotécnicos más importantes de las fiestas, donde se queman entre 2.500 y 3.500 kg de pólvora durante 15-25 minutos.

En el último día de las fiestas, el día 19 de marzo, tiene lugar la Cabalgata del Fuego anuncia la llegada del fuego que acabará con los monumentos. Durante la cabalgata, se produce un espectacular Correfuegos, gracias a los grupos de 'demonios' que participan en ella.

A las 22.00 horas se queman las fallas infantiles, excepto la ganadora, que se quema media hora más tarde. A las 00.00 horas se queman el resto de los monumentos, salvo la falla que haya obtenido el primer premio, que se quemará a las 00.30 horas. A la 01.00 horas se prende, finalmente, el monumento del Ayuntamiento, que no entra en el concurso.

Críticas a las Fiestas de las Fallas

Aún así, no todo es bueno en estos días festivos de fallas, y es que muchos ciudadanos se encuentran en una situación de rechazo y malestar frente a estas fiestas tan famosas.

Entre las principales críticas se encuentra la llamada 'despertà', con la que alrededor de las 08.00 horas se despierta a los vecinos con artefactos explosivos en las calles. La 'mascletà', durante la que se llega a alcanzar un altísimo nivel de ruido -120 decibelios- es otros de los temas más rechazados entre los ciudadanos. Durante toda la semana se lanzan numerosos artefactos explosivos, muchas veces sin ningún control y con riesgo para el público, lo que causa en enorme rechazo en este sector disconforme de la población.

El gasto público, la reestructuración del tráfico y el cierre de calles, la contaminación acústica y atmosférica, y los tintes políticos que llegan a tomar estas fiestas son otros de los temas de controversia de las Fallas.

Premios Fallas 2011

La comisión del Convento Jerusalén se ha alzado, por segundo año consecutivo, con el premio a la Mejor Falla, con 'El cazador cazado', de Pedro Santaeulalia.

El segundo premio ha sido para la comisión Almirante Cadarso-Conde Altea y su monumento 'La fruta pohibida', de Manuel Algarra.

Mientras el tercer premio se lo ha llevado la comisión Nou Campanar, con su falla 'Casting', de Miguel Santaeulalia.

Leer el artículo completo
Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar