La Lomografía: un mundo analógico - NOTICIAS DE MAJADAHONDA

La Lomografía: un mundo analógico

La Lomografía: un mundo analógico
Compartir en whatsapp
 

Publicidad

En este mundo en el que estamos tan ocupados que no tenemos ni un minuto, en el trajín de la vida cotidiana por qué no detenerse y disfrutar de las pequeñas cosas que suceden en el mundo real. La fotografía analógica, te ayuda a esto, es como si te dejaras llevar por una corazonada interior que hace que captes momentos repentinos, imprevisibles, espontáneos.

Eso fue lo que pensaron unos estudiantes de Viena a principios de los años 90 cuando se encontraron una Lomo Kompakt Automat, una pequeña y misteriosa cámara rusa. Empezaron a hacer fotos sin más y cuando vieron el resultado de las fotografías los colores eran intensos, saturados. Así fue como comenzó un nuevo estilo de fotografía artística experimental que ahora conocemos como Lomografía.

La Lomografía es dejar atrás toda la tecnología, que no la necesitamos para disfrutar de la vida, y acercarte de una manera refrescante y sencilla a otra forma de pensar.

Hay que tener en cuenta que las percepciones más brillantes y atractivas son las que nos regalan las primeras impresiones. Son momentos sensoriales totalmente sensuales y visuales, que se suceden en ese lapso de tiempo que tiene lugar entre que la información captada por los sentidos llega al cerebro y permanece sin filtrar. Pasados unos milisegundos, ya es demasiado tarde: el razonamiento hace acto de presencia y esa primera percepción de instantánea belleza se enmaraña en conceptos, abstracciones, ideas y problemas aburridos. Pero gracias a la Lomografía si que se puede captar esos instantes.

110311_lomo2Inmersos en esta sociedad digital, rodeados de cables, máquinas y demás artilugios podemos darnos un descanso en este agitado estilo de vida y sentir un poco más de amor por la fotografía analógica. Además de que lo analógico perdura en el tiempo (no se pierde en 'Mis imágenes' para no ser vistas nunca más) tiene otras ventajas como: la película es espontánea (no hace falta pensar solo disparar), es tradicional (empezó en analógico y continúa en analógico), la película es fácil (apunta y dispara), la película es tangible (se puede coger, tocar la copia entre las manos) y sobretodo que el resultado no es instantáneo. Nunca puedes predecir las imágenes que saldrán ya que son muchos los factores que determinan el resultado final. Esto es divertido, porque despierta la curiosidad, porque es emocionante no tener certezas del resultado y porque la creatividad, intuición e inspiración vuelan alto.

Conclusión: La Lomografía es una prueba irrefutable de tu existencia, un manifiesto constante de tus ganas de vivir y un campo de atracción magnética donde confluyen tus sentimientos más intensos.


Leer el artículo completo

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies