Vacaciones, época de ruptura

Vacaciones, época de ruptura
Compartir en whatsapp
 

España se sitúa en el tercer país de la Unión Europea con un 67 por ciento de rupturas.
Estamos en vacaciones, y como en cada verano, muchas parejas deciden finalizar su relación. Esto puede ser debido a que durante el resto del año, los dos trabajan y sólo se ven por las noches, pero en verano, al pasar más tiempo juntos, eso puede producir un desgaste en esa relación y que todo se vuelva frío y la relación se pierda.
Según los estudios, nos cansamos rápido de las cosas, pero tampoco queremos estar sólos, y es por ello que cuando pasamos mucho tiempo al lado de una persona, decidimos romper.
Uno de los puntos a destacar en las rupturas de pareja, es la falta de comunicación, el no hablar con la pareja diariamente, ya sea de nuestros sentimientos, de cualquier cosa que nos preocupe o simplemente de algo cotidiano, puede hacer que la relación se enfríe, además de que se pierda la confianza.
Con la llegada de las vacaciones, tendemos a relajarnos algo más en comparación al resto del año, y es cuando tendemos a prestarnos algo más de atención a nosotros mismos y a darnos cuenta de que es lo que queremos.

A mayor tiempo juntos, más discusiones

Es por ello, que con ese tiempo libre, nos damos cuenta de que la relación va mal, ya no era como al principio y se han perdido todos aquellos sentimientos, por los cuales habíamos decidido empezar esa relación. Llegados a este punto, nos planteamos distintas posibilidades, la de mejorar la relación, luchar por ella, o decidir abandonarla y poner el punto y final.
Por todo esto, puede ser que la mayoría de los divorcios tengan lugar en septiembre, que son fruto de relaciones anteriormente estropeadas y que hayan decidido darse una oportunidad durante los días de vacaciones y que no hayan superado esa prueba.

El problema es la rutina

Aunque sea un tema bien conocido por todos, es uno de los mayores problemas para una relación de pareja.
La rutina es necesaria para algunas actividades, pero hay que tener cuidado cuando se trata de algo que se repite sin cesar; de vez en cuando conviene hacer unos pequeños descansos.
Cuando una pareja cae en la rutina, se sienten cansados, que no pueden avanzar, se estancan y comienzan los problemas. Para poder evitarlo, hay que optar por cambios que nos aporten un aire fresco y nos sintamos renovados y con más ganas de volver al diario.

La infidelidad y los celos tienen mucho que ver

La existencia de otras relaciones exteriores a la pareja siempre han tenido lugar. Cuando se acaba el amor comienza la infidelidad. Las dudas acerca del otro hace que nos sintamos inseguros y que comiencen los celos, todo ello en conjunto hace que nos mantengamos alerta, la comunicación sea menos fluida y por esas sospechas se acabe rompiendo la relación.

Para evitar todo esto, lo mejor es sentar una serie de bases en las que se estructure la relación, siendo la más importante una buena comunicación.


Leer el artículo completo
Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar