Los botellones vuelven con el buen tiempo

Los botellones vuelven con el buen tiempo
Compartir en whatsapp
 
El buen tiempo, las fiestas municipales y las vacaciones en universidades e institutos son, en gran medida, los responsables de la avalancha de botellones que parecen proliferar tras el pistoletazo de salida que da la noche se San Juan. No importan las multas que cada fin de semana la policía se afana en poner o los continuos llamamientos de las asociaciones sobre los efectos nocivos del alcohol.

Los beneficios e inconvenientes de esta práctica que lleva a cabo más del 70% de los jóvenes son bien conocidos, por ellos...y por los vecinos de las zonas 'agraciadas'. Los jóvenes 'botelleros' defienden que esta práctica no sólo es más barata que beber en bares, sino que además es mejor para su salud, ya que les permite controlar la calidad de la bebida, asegurándose de que no beben garrafón. Miriam, estudiante de publicidad, explica: «Los botellones son mucho mejor que estar en un bar, hay mucha más libertad, no estás agobiado por el espacio, es mucho más fácil conocer a gente y además es más barato».

Pero estos motivos no son suficientes para los vecinos que se quejan del ruido y de la suciedad con que amanece al día siguiente la zona. Unos quieren su total prohibición, otros, como Juan José Montejo, vecino de Alcorcón, no pretende que se supriman sino que «se hagan fiestas en horario prudencial», sobre todo durante las fiestas patronales, ya que «las consecuencias del botellón, como son desperfectos, vandalismo, orines, suciedad, rotura de lunas son condiciones que no estamos dispuestos a tolerar».

Por eso, desde muchos puntos diferentes se pide la creación de zonas especiales para los botellones, donde los jóvenes no molesten a los vecinos y puedan realizar esta práctica. Una solución que satisfacería a todos. Esta opción ha sido considerada en el plan de verano 2010, presentado por Amparo Valcarce, delegada del Gobierno en Madrid, con motivo de las fiestas patronales.

100625_botellon2Dentro de lo que cada alcalde decida para sus fiestas –ya que tienen poder para elegir si permite o no el consumo de alcohol en sus calles- el informe propone la delimitación de un área acotada en la que esté permitido el consumo de alcohol durante los festejos populares, en un horario delimitado y custodiado por la policía.

Esto podría servir para paliar las molestias que puede causar el botellón, pero no es una solución para la gran ingesta de alcohol que llevan a cabo los jóvenes, con los efectos nocivos para la salud que eso conlleva. Van desde la falta de coordinación, el mareo, el dolor de cabeza o los vómitos que se producen de forma inmediata al abuso de su ingesta, hasta los que se producen a largo plazo, ya que perjudica el crecimiento en los jóvenes y daña las funciones cerebrales hasta el punto de generar problemas en el aprendizaje, la memoria y las habilidades cognitivas que requieren cierta rapidez de razonamiento y reflejos. Algo de lo que los médicos se quejan, ya que hay un gran desconocimiento de los efectos del alcohol para la salud.


Leer el artículo completo
Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar