Exámenes: consejos de estudio

Exámenes: consejos de estudio
Compartir en whatsapp
 
Un nuevo chip, que puede cargarse con la información que se desee y que después se acopla al cuerpo humano transmitiendo dicha información, ha sido creado recientemente. Sin duda, esta es la noticia que todos los estudiantes llevan décadas deseando oír. Pero no, todavía no.

Sin embargo, hay otros fenómenos que actualmente sí que están relacionados con los exámenes, como el aumento de las ventas de bebidas energéticas y paquetes tabaco entre los jóvenes. O también, la multitud que abarrota las bibliotecas en un intento de superar las temidas pruebas finales.

Eso sí, cada uno tiene su método: unos estudian por la mañana, otros por la noche, los hay -los más organizados- que hacen esquemas y resúmenes, y otros que utilizan métodos menos ortodoxos como aquellos que, la noche previa al examen, la pasan estudiando en intervalos de dos horas intercaladas con siestas de 30 minutos, llegando inexplicablemente de una pieza al examen.

Pero no sólo los universitarios están de exámenes sino también los jóvenes de 17 y 18 años que este año se enfrentan a Selectividad. Ellos no sólo tienen que aprobar los exámenes, sino también conseguir la nota de corte necesaria para acceder a la carrera deseada en una elección que seguramente marque sus vidas para siempre.

Para todos ellos, los consejos a la hora de ponerse a estudiar son los mismos y bien conocidos: Estudiar en mesas despejadas y en espacios con pocos objetos que puedan desconcentrar, dedicar 45 minutos seguidos al estudio con descansos de 10 minutos, evitar levantarse de la mesa mientras se estudia, por lo que hay que tener preparado en la mesa sólo lo necesario -folios, bolis, agua...-, hacerse un esquema de los temas a estudiar y el tiempo necesario para ello, de forma que se pueda llegar con tiempo al día del examen sin tener que quedarse la noche en vela o no dormir menos de 6 horas antes del examen, ya que el rendimiento baja y la forma de procesar los datos es peor.

100327_examenesCon el avance de la ciencia y del conocimiento sobre el funcionamiento del cerebro, también han surgido nuevas técnicas de estudio. Por ejemplo, hay una que se basa en la capacidad de anclaje del olfato sobre la mente humana, de tal manera que algunos psicólogos afirman que si se estudia una determinada materia oliendo cada cierto tiempo una fragancia específica, luego, al llegar el examen, si se lleva algo con ese mismo olor, la mente lo asociará a la materia estudiada y se recordará mucho más fácilmente, evitando los temidos «bloqueos» o «lagunas». Este es sólo un pequeño truco que puede servir por el momento, mientras llega el milagro que a todos los estudiates les gustaría encontrar.


Leer el artículo completo
Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar