Fumar: un hábito tan nocivo como caro

Fumar: un hábito tan nocivo como caro
Compartir en whatsapp
 


El tabaco es la droga legal más revisada por el Gobierno español. En nuestro país es causante de la muerte de 50.000 personas a al año, más que le SIDA, el resto de drogas y los accidentes de tráfico juntos. La Organización Mundial de la Salud afirma que es la primera causa de enfermedad, invalidez y muerte en el mundo, y la más extendida, seguida de la heroína.

En España en torno a un 23,7 % de la población es fumador, ya sea ocasional o habitual y, pese a las críticas que recibió la Ley Antitabaco 28/2005, la disminución del porcentaje de fumadores desde entonces ha sido notable. Las posteriores subidas de impuestos sobre el tabaco lo han convertido en un hábito caro, especialmente para los más jóvenes.

La iniciativa no estará exenta de críticas, tanto por parte del sector de hostelería como por parte de los propios fumadores, que se sienten discriminados con respecto a los que no lo son.

Los principales afectados


Los hosteleros se quejan de que la anterior ley ya les impuso hacer reformas –en los locales de más de 100 metros cuadrados-. Se calcula que el coste de las obras ascendió a 20.000 euros por cada hostelero, un dinero que invirtieron “para nada” si finalmente se prohíbe fumar en cualquier local sean cuales sean sus dimensiones y características. Además, alegan que los fumadores dejarán de acudir a sus locales, zonas de ocio y distensión por antonomasia, y que con prohibiciones estos dos adjetivos dejarán de tener valor para un gran porcentaje de su clientela.


Con esta medida España quiere ponerse en la línea de algunos países europeos, con Italia o Irlanda como precursores, en los que no se permite fumar en ningún local público. En estos y otros países el endurecimiento de la ley no ha supuesto que el volumen de negocio hostelero se reduzca, no obstante, se debe tener en cuenta que el porcentaje de población de fumadores en España era y es mayor que en esos países.

Cómo dejar de fumar

En todos los hospitales se incluyen unidades de tabaquismo para ayudar a los fumadores a abandonar el hábito haciendo un seguimiento exhaustivo y personalizado de los pacientes. El principal problema que presentan es que muchos desconocen su existencia, además de que son pocos los que reconocen a su médico que fuman y le piden ayuda. En este sentido, los manuales de autoayuda y la iniciativa propia son los métodos más utilizados, y los menos efectivos. Sólo la voluntad férrea de abandonar el hábito y la mediación de un profesional pueden garantizar el éxito de la cruzada contra el tabaco.
Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar