¿Qué es una reacción alérgica medicamentosa?

¿Qué es una reacción alérgica medicamentosa?
Compartir en whatsapp
 



La incidencia exacta es desconocida. Un 5% de adultos pueden ser alérgicos a uno o más fármacos, aunque un 15% de la población general se dice alérgico e identifica antibióticos y analgésicos como principales medicamentos responsables. Estos datos no constituyen una fuente fidedigna de información, debido al desconocimiento o confusión existente respecto al término alergia medicamentosa, identificado vulgarmente con cualquier forma de reacción adversa a medicamentos. Existen dificultades importantes para distinguir si una manifestación clínica es el resultado de una medicación específica o forma parte de la enfermedad del paciente. Además, muchos de los síntomas atribuidos a la administración de un medicamento, tales como cefalea, náuseas o prurito, son subjetivos y muchos individuos presentan estos síntomas sin que hayan recibido ningún fármaco.

Reacciones predecibles:

Según el mecanismo farmacológico, los efectos adversos a medicamentos pueden clasificarse en predecibles o impredecibles. Las reacciones predecibles son las más frecuentes (70-80%); son dosis-dependiente, pueden ser consecuencia de efectos farmacológicos directos o indirectos y afectan a individuos 'normales'. Pueden ser:

Sobredosificación relativa: Puede presentarse por predisposición genética. Se produce una respuesta exagerada del individuo a la dosis habitual de un medicamento. Algunos ejemplos son: sangrado por anticoagulantes orales, hipoglucemia por antidiabéticos orales, etc.

Efectos colaterales: Derivados de la multiplicidad de acciones farmacológicas de un medicamento, no deseables en un determinado contexto clínico. Se producen en dosis terapéuticas. Es el tipo de reacción adversa a medicamentos más frecuente. En ocasiones se asemejan a reacciones de tipo alérgico con liberación de histamina, no mediada por mecanismos inmunológicos.

Efectos secundarios: Fenómenos que suelen tener relación indirecta con la acción farmacológica principal del medicamento y se manifiestan como una nueva enfermedad.

Interacciones medicamentosas: Los fármacos pueden interactuar entre sí, produciendo alteraciones en sus efectos.

Reacciones impredecibles:


Reacciones idiosincrásicas: Respuesta cualitativamente anormal, diferente de las acciones farmacológicas del medicamento. Se produce en pacientes susceptibles, no por mecanismo inmunológico (clínicamente puede parecer una reacción inmunológica).

Intolerancia: Respuesta cuantitativamente anormal, que implica un incremento de un efecto farmacológico característico de la droga y que, a menudo, se produce con pequeñas dosis de la misma en algunos individuos.

Factores que influyen en el desarrollo de una Reacción Alérgica Medicamentosa:

Relacionados con el fármaco:
  o Vía de administración.
  o Dosis, duración del tratamiento e intervalo.

Relacionadas con el paciente:
  o Edad: en niños poco frecuente, en ancianos mayor probabilidad debido a alteraciones farmacocinéticas, la mayoría en adultos jóvenes y de mediana edad.
  o Sexo: más frecuente en mujeres.
  o Factores genéticos
  o Enfermedades concurrentes y tratamientos concomitantes: desnutrición, hipoalbuminemia, insuficiencia renal y hepática, infecciones, inmunodeficiencias, asma (no aumenta el riesgo de reacción, pero sí se asocia a reacciones más graves).

¿Cómo se diagnostica?

Un examen de la piel y de la cara puede mostrar ronchas, erupción o angioedema (hinchazón de los labios, cara o lengua). También la reducción de la presión arterial, sibilancias (sonido agudo y silbante que hace el aire al pasar por las vías respiratorias congestionadas) y otros signos pueden indicar una reacción anafiláctica.

Las pruebas cutáneas pueden confirmar la alergia a medicamentos de tipo penicilina. Las pruebas para otros medicamentos pueden ser ineficaces o peligrosas en algunos casos. Un antecedente de reacciones de tipo alérgico después del uso de un medicamento suele considerarse prueba suficiente de una alergia al fármaco y no se requieren exámenes adicionales. Lo mismo se aplica a otras sustancias que no se consideran fármacos, pero que se utilizan en los hospitales, como los medios de contraste para ‘rayos X’.

Tratamiento:

El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas y prevenir una reacción severa. El tratamiento puede abarcar:

Antihistamínicos para aliviar los síntomas leves, como erupciones, ronchas y picazón.
Broncodilatadores.
Corticosteroides aplicados a la piel, administrados por vía oral o intravenosa (directamente dentro de la vena).
Epinefrina inyectable para el tratamiento de la anafilaxia.

Se debe evitar el fármaco desencadenante y otros medicamentos similares. Asegúrese de que todos los médicos, incluyendo odontólogos y personal del hospital, sepan acerca de las alergias a fármacos que usted o sus hijos tengan.

Es aconsejable el uso de prendas de joyería o tarjetas que identifiquen sus alergias, así como facilitar a sus médicos los informes dónde esté identificada la alergia medicamentosa que padece.

Firmado: Mª Ángeles Peña Esteban (Médico).

Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar