El aire ¿acondicionado?

El aire ¿acondicionado?
Compartir en whatsapp
 


Parece una contradicción pero, pese a la más que evidente subida de las temperaturas, el verano es una de las épocas más propicias para la aparición de problemas de salud como gripes, resfriados, bronquitis y dolores de cabeza. Esto es debido a que el organismo sufre un choque debido a los cambios bruscos de temperatura. Aquí van una serie de recomendaciones médicas para los vecinos y trabajadores de Majadahonda.

Pero, ¿cuál es la causa? Tal vez no hay que cargar todas las culpas en el aire acondicionado solamente ya que  la ingesta de bebidas demasiado frías también puede favorecer la aparición de estos síntomas, lo que no hay duda es que la incorrecta utilización del aire acondicionado tiene mucho que ver. Con la llegada del calor, en muchos lugares cerrados es prácticamente imposible sobrellevar las altas temperaturas sin la ayuda de los sistemas de refrigeración, que hacen que las estancias se conviertan en verdaderos oasis, pero es fundamental utilizarlo de manera correcta.

Así, esas temperaturas excesivamente bajas, unido a la sequedad y la contaminación del ambiente en los espacios refrigerados favorece la mayoría de las infecciones respiratorias de los meses de verano. Por ejemplo: ¿cuántas veces ha sentido calor al entrar al coche y ha puesto el aire acondicionado, sometiéndose así a un cambio de temperatura demasiado brusco? Seguramente muchas. Pues bien, este acto, casi reflejo en los automóviles que disponen de sistemas de refrigeración, puede contribuir a ocasionarle resfriados, congestión nasal, tos y sequedad en los ojos.

El problema crece en edificios grandes


Pero el problema más preocupante se da en los edificios. Existe incluso una patología generada por los sistemas de climatización llamada Síndrome del Edificio Enfermo, que son un conjunto de molestias que presentan las personas que ocupan estos bloques. El sistema de aire acondicionado bien instalado y en buenas condiciones de mantenimiento no tiene por qué causar ningún tipo de enfermedad. El problema surge cuando las normas de mantenimiento del sistema no se respetan, ya que se ensucia, se contamina y se convierte en una especie de ventilador que esparce por todo el ambiente bacterias y hongos. El aire acondicionado se constituye entonces en fuente inagotable de procesos de las vías respiratorias, que pueden ser de origen alérgico o infeccioso. Los peligros se incrementan cuando se trata de personas con un sistema de defensas débil, que se ven obligadas a extremar las precauciones.

¿Cuál es la solución?

Primero, un correcto mantenimiento de los aparatos, ventilar la casa u oficina a diario y mantener una temperatura constante y no demasiado fría, para evitar cambios demasiado extremos: es fundamental climatizar, más que refrigerar. Y, una vez que uno está resfriado, no queda más remedio que acudir al médico de cabecera que, probablemente nos recomendará analgésicos y, sobre todo, evitar los cambios bruscos de temperatura y la exposición directa a la fuente de frío.

Además, vuelve la guerra de todos los veranos a las oficinas. La regulación del aire acondicionado provoca que trabajadores discutan entre sí y unos  recomiendan a sus colegas frioleros que se lleven una chaqueta al trabajo.

Absentismo laboral

La mala climatización en los centros de trabajo no sólo es una causa de enfados sino que además es uno de los motivos más importantes del absentismo laboral durante los meses de verano, por ello sería recomendable que las empresas invirtieran en buenos sistemas de aire para evitar bajas laborales.

Lo más adecuado sería que la temperatura media del lugar de trabajo sea de 22 grados centígrados, en la normativa actual (Anexo III del Real Decreto 486/1997 ) dice que en los locales cerrados donde se realicen trabajos sedentarios propios de las oficinas, la temperatura tiene que estar entre 17 y 27 grados centígrados, y que en locales donde se realicen trabajos ligeros estará entre 14 y 25 grados.
Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar