Las mil caras de Flickr se ven en la red

Las mil caras de Flickr se ven en la red
Compartir en whatsapp
 


Aficionados al arte de la fotografía de todas partes del mundo tienen como hobby colgar y comentar en este espacio de internet los retratos que realizan en su tiempo libre, así como valorar los de sus contactos o los de las gentes que integran las comunidades a las que pertenecen. Este fenómeno de ‘fotografía online’ llega incluso a propiciar que se realicen cesiones en los derechos de algunos de ellas.

Nació en febrero 2004 a iniciativa de una empresa canadiense, Ludicorp, que previamente pretendía elaborar un videojuego online, el ‘Game Neverending’. Finalmente, sus creadores se vieron más interesados por la herramienta utilizada para el desarrollo del videojuego que en la idea del videojuego en sí mismo, algo que dio como resultado Flickr, que en menos de un año fue adquirido por la compañía estadounidense ‘Yahoo!’. Esta multinacional sustituyó en sus prioridades al servidor ‘Yahoo! Fotos’ para invertir en el nuevo proyecto. En la actualidad se encuentra en pleno rendimiento, lejos del síndrome de desgaste que se origina con la mayoría de los contenidos de internet. Cuenta con una gran aceptación por parte de la población, sobre todo por ser el escaparate de aficionados a la fotografía, y se ha convertido en una de las redes sociales más longevas del Planeta.

Una de las principales ventajas de Flickr es el aprendizaje fotográfico. El objetivo de sus usuarios es poder acceder al mayor número de personas posibles, las cuales valoran sus fotografías y les aconsejan. Hay de todo: desde principiantes inexpertos hasta auténticos profesionales en diseño, gente del mundo empresarial; es ahí donde se puede producir el fenómeno de la cesión de los derechos, cuando una entidad se interesa en alguna de las imagenes de uno de sus usuarios.

Dentro del particular lenguaje simbólico de Flickr, cada uno de sus miembros puede aportar ideas, algunas de ellas llegan a convertirse en auténticos proyectos artísticos. Es el caso de Thomas Hawk, un estadounidense que decidió que daría dos dólares a cada persona que le pidiera limosna por la calle a cambio de que le permitiera retratarla y le realizara una breve sinopsis con su historia personal, un relato que permitiera entender como acabó en la indigencia. Hawk colgó las fotografías de sus mendigos en Flickr, y su idea fue secundada por más de trescientos fotógrafos europeos en su momento. A días de hoy, una gran comunidad de esta red social se dedica a esta tarea, con lo que la web se ha poblado con miles de historias de personas que viven por las calles del mundo entero.

Flickr dispone de dos versiones: una de descarga gratuita, que permite almacenar hasta una cantidad limitada de megabytes; y otra que, por el precio de 30 euros anuales, permite almacenamiento ilimitado. Esta herramienta de internet se ha convertido en un álbum online a través del cual se pueden ordenar y compartir fotografías, así como recibir asesoramiento de gente con los pies bien puestos en la materia. Así mismo, los usuarios de Flickr pueden integrarse en cualquiera de las comunidades de la red: gente que se dedica a fotografiar nubes, amaneceres, flores, animales, pájaros, etc.

En definitiva, al igual que la revolución tecnológica está cambiando los hábitos de los consumidores, la fotografía impresa también se está viendo desplazada. Antes, se tenía a lo sumo una cámara por familia, con un carrete analógico que permitía la captación de un número limitado de fotos; cada disparo costaba dinero, y se reservaban casi exclusivamente a viajes y eventos importantes. Hoy en día, rara es la persona que no disponga de su propia cámara digital, y que no realice cientos de fotografías al mes que cuelgue y etiquete en determinados espacios de la red.

El futuro tiende, a la fuerza, a la creación de álbumes online donde poder almacenar las imágenes. La mayoría de las personas se preocupan, hoy en día, por la calidad de los retratos que realizan, y es ahí donde la profesión y disciplina fotográfica tiende a convertirse en un patrón común para todos ellas, más que en un saber hermético reservado a una minoría. Dentro de poco, al igual que es raro hoy en día que alguien no dispone de una cámara, será raro que alguien no disponga de los conocimientos para hacer de la fotografía un arte, más que un retrato del momento.
Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar