Los vehículos del Mongol Rally 2009 ya están calentando motores

Los vehículos del Mongol Rally 2009 ya están calentando motores
Compartir en whatsapp
 



Se trata de un rally internacional y benéfico muy curioso porque recorre un tercio del planeta –15.000 kilómetros aproximadamente hasta llegar a la capital asiática, Ulán Bator- a bordo de vehículos anticuados con el objetivo de sobrevivir para hacer el bien allí donde la pobreza es la causante de su invisibilidad en el mapa. La cuenta atrás ya ha comenzado, la salida oficial en España se producirá el 18 de julio desde la ciudad condal y el fin del trayecto… es una incógnita.

La pobreza no es noticia sencillamente porque no vende. El Mongol Rally, iniciativa cuya cuna data de 2001, se ha propuesto acabar con este principio asentado en Occidente. Cada año gana más adeptos hasta el punto de que en 2008 la organización, The Adventurist, tuvo que sortear las 300 plazas entre los cientos de aspirantes. Ello se traduce en cobertura mediática y recaudación tanto económica como material, lo verdaderamente importante.

Presencia majariega

Junto a los componentes de ‘72 Offsuit’, el ‘Equipo A Mongolia’, integrado por los veinteañeros Roberto Aráoz, Borja Benéitez, Luis Miró y el fichaje de última hora Alejandro Pérez –quizá de los participantes más jóvenes si se tiene en cuenta que la media de edad gira en torno a los 30-, también ha conseguido hacerse un hueco en esta codiciada aventura. Ambos equipos, con sobredosis de solidaridad, ponen la nota majariega a esta edición y sirven de ejemplo para quienes, derrotistas, piensan que no se puede hacer nada.

Para el ánimo de lucro no hay cabida, todo lo contrario, los viajeros tienen que desembolsar una gran cantidad de dinero. Entre los costes de la competición, de equipación, de documentación y visados y demás gastos –incluidos los impredecibles-, la cantidad estimada por el ‘Equipo A Mongolia’ asciende a 16.038 euros. En definitiva, la razón de ser de este proyecto no es otra que «acabar con las fronteras humanas y romper con las barreras de la solidaridad», «subir el primer peldaño del escalón de la pobreza», asegura Roberto. De hecho, no hay competición, no hay recompensas salvo premios simbólicos. Lo importante es participar –por tópico que suene- y llegar. Según escribe Luis en la página web del equipo, «porque la solidaridad no conoce fronteras… Porque el esfuerzo de algunos sirve para cumplir el sueño de muchos otros… Porque granito a granito se van formando las montañas, paso a paso se van abriendo los caminos y sueño a sueño se va consiguiendo de este mundo un lugar maravilloso…».

Además de la aportación económica –el mínimo que debe recaudar cada equipo son unos 1.500 euros-, la totalidad de coches que logren llegar a la meta en buen estado serán reparados y subastados entre la población de Ulán Bator. El dinero proveniente de las pujas también será donado a diferentes organizaciones humanitarias que operan en la zona, siendo la principal MERCY CORPS. Al respecto, el cuarteto está convencido de que «a Mongolia vamos todos» y ellos tan sólo son los representantes. «Más que apoyo económico, queremos un apoyo emocional que nos haga viajar sintiendo que les representamos», comenta Roberto en el vídeo de presentación del ‘Equipo A Mongolia’.

30 días de viaje, 15.000 kilómetros y 17 países por conocer

Patrocinados por el Ayuntamiento de Majadahonda y la Fundación Atlético de Madrid, el ‘Equipo A’ viajará en una ambulancia donada por el consistorio. A su vez, ésta será entregada al hospital estatal de Ulán Bator. El vehículo, que se convertirá en una casa improvisada, pertenecía a ‘Protección Civil’ de Majadahonda y llevaba parada alrededor de cuatro años.

090619_Ruta.jpgSi bien la organización del Mongol Rally ofrece tres rutas alternativas para llegar al destino, estos aventureros se han decantado por «la más arriesgada y larga» asegurando que su complejidad la hace bella: Francia, Alemania, República Checa, Eslovaquia, Rumania, Bulgaria, Turquía, Irán, Turkmenistán, Uzbekistán, Kazakhstán, Rusia y, finalmente, la ansiada Mongolia.

Paralelamente, la experiencia puede concebirse como una prueba de resistencia y supervivencia apta para los más valientes. La comida, el aseo, el sueño e incluso la propia seguridad penden de un hilo muy fino, pues por delante hay tres desiertos, un mar, lugares inhóspitos, policía corrupta, problemas idiomáticos e incertidumbre. El azar y la suerte, por lo tanto, son los mejores aliados de los pilotos, para quienes esta vivencia «te hace crecer como persona».

Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar