Menos beneficios para la industria discográfica

Menos beneficios para la industria discográfica
Compartir en whatsapp
 


Las compañías musicales siguen combatiendo la piratería, que –según dicen– supone el 95% de la música tomada de Internet. En el caso del Reino Unido y Francia, el fuerte crecimiento del mercado digital en 2008 –un 45% y un 49%, respectivamente– se explica, en parte, por la lucha que han emprendido contra las descargas ilegales. El parlamento francés está en trámites de aprobar una norma que haría posible interrumpir la conexión a la red en el caso de que se utilizara de forma ilegal repetidamente. En el Reino Unido, los proveedores de Internet han acordado avisar a quienes descarguen ilegalmente música de que se les puede interrumpir el servicio.

También en Estados Unidos, donde se realizan el 50% de todas las ventas digitales, se van aplicar medidas similares. La Recording Industry Association of America ha decidido terminar con la demandas a usuarios particulares, que no han tenido el efecto esperado. A partir de ahora, quienes vulneren los derechos de propiedad recibirán un aviso del proveedor anunciándoles de que están incumpliendo el contrato de conexión a Internet. Estas medidas parecen ser efectivas; se basan en un estudio realizado en el Reino Unido, en el que el 70% de las personas reconocía que dejaría de descargar música si su proveedor le comunicara que había detectado una descarga ilegal.

La adaptación al mercado digital

Desde hace tiempo se habla de la necesidad de una adaptación de la industria musical a las preferencias de los consumidores. Éstos, gracias a las posibilidades que les ofrecen las nuevas tecnologías, disfrutan ahora de la música de otras maneras y, en ocasiones, gratuitamente. En este contexto, las compañías musicales no tienen más remedio que reinventar su negocio si quieren sobrevivir, como afirma John Kennedy.

Las grandes compañías discográficas han decidido emprender nuevos caminos en la era digital y no buscar el negocio en la venta directa de canciones o CD. La idea es aprovechar el atractivo de algunos fenómenos y hacerlos rentables para la industria de la música. Universal, por ejemplo, participa con Nokia en la fórmula Comes With Music, que permite descargar música de forma ilimitada al teléfono móvil.

Las redes sociales, como MySpace, o el portal de vídeos YouTube son otras vías abiertas a las compañías discográficas. En estos casos, permiten el uso de sus canciones a cambio de una parte de los ingresos que obtienen los portales por publicidad. Así, Universal, por ejemplo, el año pasado recibió 100 millones de dólares por sus vídeos en Internet. Sin embargo, los desencuentros comienzan a aparecer. Warner decidió en diciembre pasado romper el contrato con YouTube, porque el portal no ha querido ofrecerle mejores condiciones pese al aumento de la publicidad.
Anuncios Google

Escribir un comentario

En áreas que se habiliten para la participación de los USUARIOS (a título enunciativo envíos, foros, chats, comentarios, comparticiones, etc.) el PORTAL se limitará a habilitar un espacio, pero no participará en modo alguno en los mismos, siendo el resultado meras aportaciones u opiniones realizadas bajo su responsabilidad por los USUARIOS. Al introducir su correo electrónico el usuario acepta la política de privacidad.


Código de seguridad
Refrescar